Se comenzará a registrar el ADN de los perros de Madrid

El Ayuntamiento de Madrid inicia hoy el camino para la elaboración de una nueva ordenanza de limpieza que, entre otras cuestiones, plantea identificar el ADN de los perros para prevenir que sus propietarios dejen los excrementos en la calle y propone obligar a que las terrazas tengan ceniceros y papeleras.

La Junta de Gobierno de hoy ha aprobado abrir el periodo de consulta previa a la redacción de esta nueva ordenanza, como indica la normativa, indican fuentes municipales, y para ello se publicará a partir del lunes la consulta en la página de participación ciudadana Decide Madrid.

Esta futura Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y de Gestión de Residuos se realiza para adaptar la normativa vigente a las leyes nacionales y europeas y también a las “nuevas demandas y realidades”.

En ese sentido, para mejorar la limpieza de las calles, el Ayuntamiento plantea que los propietarios de perros tengan que identificar genéticamente al animal como forma de proteger el bienestar y de favorecer la tenencia responsable, concretamente evitando la no recogida de excrementos canino.

El Ayuntamiento consideraría una infracción no realizar ese censado del ADN y también no recoger los excrementos de la mascota. El gobierno municipal quiere regular también que se tengan que instalar ceniceros y papeleras en terrazas, quioscos y espacios públicos o de gran afluencia de personas.

Los mercadillos tendrán sanitario químico

Además, se plantearán las obligaciones que deben tener en materia de limpieza quienes celebren en la vía pública mercadillos o eventos privados: será necesario instalar papeleras, contenedores de reciclaje o sanitarios químicos en número suficiente al acto que se celebre y se tendrá que nombrar un responsable de la limpieza.

El área de Medio Ambiente y Movilidad, que dirige Inés Sabanés, plantea establecer nuevas fracciones de residuos, determinar el ámbito de actuación de los gestores privados de residuos y que haya una mayor trazabilidad de los contenedores de residuos de construcción y demolición. Para luchar contra los vertidos ilegales, se revisarán las responsabilidades y obligaciones derivadas de la propiedad de solares y edificaciones.

Con esta ordenanza, el Ayuntamiento de Madrid quiere regular los “derechos y obligaciones” de la ciudadanía en las calles y aspira a que los servicios destinados a limpieza y residuos cuenten con medios y tecnologías más eficientes y sostenibles.

El Ayuntamiento reorganizará además el régimen sancionador y tipificará nuevas conductas infractoras: por ejemplo, tirar al suelo una botella de vidrio agravaría la infracción por la peligrosidad que supone esa acción para los viandantes.

El equipo de Inés Sabanés pretende potenciar la posibilidad ya existente de limpiar la vía pública como alternativa al pago de una sanción económica. Además, el Ayuntamiento quiere que el personal municipal de inspección de limpieza y residuos tenga la consideración de “agente de la autoridad”. En este periodo de consulta, los vecinos podrán posicionarse sobre las medidas propuestas por el equipo de gobierno de Manuela Carmena y aportar nuevas.

Fuente: https://elpais.com/ccaa/2018/02/22/madrid/1519297759_687649.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *