¿¿¿En el futuro viviremos en edificios de madera???

Últimamente han salido nuevos proyectos que hablan sobre el uso de madera en la construcción de edificios que podrían llegar a ser tan altos como los rascacielos. Obviamente es un tema que nos requerirá avanzar con la tecnología ya que el proceso parece complejo. El motivo principal del comienzo de nuevos proyectos de este tipo es el cuidado del medio ambiente. La cantidad de energía utilizada a día de hoy para la construcción llega a ser preocupante.

El acero fue el material de la arquitectura del siglo XIX. El hormigón, el del XX. Ambos brindaron posibilidades hasta entonces inimaginables, superando los límites de la construcción en el pasado. La pregunta es si la madera podría llegar a ser el material revolucionario que nos dejara llevar a cabo construcciones jamás pensadas. Esta tendencia podría hacer la construcción más sostenible que en los últimos siglos. Fuerte, limpia, estética y versátil, la madera es un ingrediente renovable que ahorra energía, porque su procesamiento implica un uso muy inferior al de otros componentes.

Por supuesto, después de haber leído hasta aquí ya se te habrán ocurrido varios motivos por los que este tipo de construcciones podrían no ser tan buena idea. El principal y que más podría preocupar a largo plazo si esto comenzara a ser una tendencia sería de donde se llegaría a sacar una cantidad de madera tan elevada. Y la respuesta a esto simplemente se puede decir que la madera provendría de bosques reforestados y de la tala controlada.  Otra idea que se te habrá podido ocurrir, es la facilidad de la madera de ser quemada, pero al parecer esto no sería problema ya que la madera utilizada para proyectos arquitectónicos posee una gran cantidad de humedad lo cual y hace que sea más complicada de quemar que el hormigón y el acero.

A día de hoy sigue sin ser la opción que sale mejor respecto al coste ya que al no ser tan demandado el precio de la madera es algo superior al del hormigón. Pero si queremos un futuro sostenible, hay que pensar en nuevas formas de hacer que en las industrias en las que hay mayor cantidad de expulsión de gases nocivos como es esta industria de la construcción, se tomen medidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *