Inmobiliaria digital avanza

Las nuevas tecnologías y la innovación están cambiando muchos modelos de negocio. Hoy en día es posible compartir viajes de coche a través de una aplicación, solicitar un taxi o pedir comida desde el móvil. Las inmobiliarias no se han quedado al margen de este cambio tecnológico y están dando un paso hacia su versión digital, lo que amenaza la manera tradicional de comprar una vivienda. Un buen ejemplo son las compañías Cliventa y Propertista, dos de las primeras empresas digitales del sector en España.

Estas empresas se distinguen por ofrecer asesoramiento y gestión inmobiliaria, evitando tener que ir a una oficina y contratando servicios concretos de forma on line. Y lo más importante, se desmarcan de las comisiones de las inmobiliarias tradicionales, al tiempo que se diferencian de los portales inmobiliarios de Internet.

El funcionamiento de este servicio en general y de Cliventa en particular, por ejemplo, es muy sencillo. En este caso, el primer paso que debe realizar el usuario es dar de alta la vivienda que quiere poner en venta y detallar los servicios que solicita. Una vez registrado el inmueble, un agente visitará la casa para realizar los servicios contratados (fotografías, planos, certificado energético o cédula de habitabilidad).

La siguiente etapa pasa por publicar el anuncio en más de 50 portales inmobiliarios. La empresa se encarga de responder las llamadas y correos de los interesados en las viviendas de sus usuarios. Después, el propietario añade su disponibilidad en un calendario para que los posibles compradores puedan visitar la casa. El usuario puede hablar directamente con los potenciales compradores a través de su cuenta en cualquier momento.

Una vez que los clientes de Cliventa encuentren al comprador ideal, la compañía se encarga de elaborar los documentos legales para formalizar la compraventa. Un asesor personal acompaña al vendedor en todo momento.

Modelo presente ya en Holanda, Alemania, etc.

«Este nuevo modelo de negocio inmobiliario está presente en otros países, como Holanda, Alemania o Australia, en Reino Unido es muy popular. Nosotros aprovechamos esta idea para aplicarla en España como consecuencia de la mala imagen que se han granjeado las inmobiliarias tradicionales», cuenta Alejandro Briceño, uno de los fundadores de Cliventa.

En España, la inmobiliaria digital es un concepto muy nuevo. Todo lo contrario que en Reino Unido, donde hay más de 40 agencias on line que llevan años comercializando propiedades a través de Internet con una tarifa plana para ahorrarse las comisiones de hasta el 1,5% que exigen las inmobiliarias tradicionales. Estos honorarios por parte de las inmobiliarias a pie de calle pueden llegar a superar el 6% en España.

«Nos apoyamos en herramientas tecnológicas para posicionar de la mejor manera las casas de nuestros clientes en Internet y conseguimos una efectividad en la venta muy superior a la de las inmobiliarias tradicionales», afirma Briceño.

Los responsables de Cliventa señalan que las desorbitadas comisiones, la falta de transparencia y, en muchas ocasiones, las técnicas agresivas de venta de las inmobiliarias tradicionales explican su mala fama. Un análisis realizado por la compañía en varias operaciones llevadas a cabo en Barcelona y Madrid muestra que los españoles llegan a ahorrar 17.000 euros de media al vende su vivienda de forma directa en Internet, además de conseguir comprador a los dos meses.

Anuncian los inmuebles en decenas de portales

En este sentido, desde Propertista se apunta que en menos de un año ha hecho que sus clientes se ahorren más de 300.000 euros en comisiones. «La digitalización del sector inmobiliario ha llevado a que, cada vez más en los últimos años, cuando alguien quiere comprar o vender un piso, sus búsquedas siempre incluyen una visita a portales inmobiliarios. En Propertista, todas nuestras propiedades se anuncian, a la vez, en más de 100 portales, tanto nacionales como internacionales, lo que permite a los propietarios aumentar la visibilidad de su anuncio y traspasar fronteras, llegando a potenciales compradores en todo el mundo», explica Lorenzo Ritella, fundador y CEO de Propertista.

«Nuestro objetivo», prosigue Ritella, «es facilitar un cambio en las normas de la compraventa de viviendas y ofrecer una alternativa a las inmobiliarias tradicionales. Realmente, creemos que es posible ofrecer un servicio profesional y gestionar la venta de una vivienda de manera efectiva, sin necesidad de cobrar esas comisiones». «¿Quién conoce un piso mejor que aquel que ha vivido en él? Creemos que el propietario es quien mejor puede enseñar su vivienda y negociar directamente el precio, y nosotros le ayudamos en todo el proceso para agilizar esta venta de manera sencilla y económica», añade Ritella.

«Bajo el funcionamiento de la inmobiliaria tradicional, al cobrar una comisión sobre el precio final de venta, los intereses de la agencia no siempre se encuentran alineados con los del vendedor», puntualiza Ignacio González, cofundador de Cliventa.

Fuente: http://www.elmundo.es/economia/2017/02/07/5888f80322601d463d8b4648.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *